El observador vigila Barranco desde casa Tupac

Toda ciudad ofrece espacios abiertos para el diálogo entre sus habitantes y, de manera análoga, los ciudadanos encuentran en ella canales para la comunicación con los demás. El distrito de Barranco no es ajeno a esta posibilidad: desde Tupac, una pared envía un mensaje masivo, con un personaje que cuenta una historia, un discurso, que puede tener tantas interpretaciones como vistas durante el día.

“El observador” es un personaje sin identidad conocida. Con la frase: “El miedo paraliza”, esta imagen puede motivar  la catarsis en el espectador que transita por la calle. Impreso sobre una pared de la casa Tupac, aledaña a la avenida Pedro de Osma en Barranco, este muchacho desconocido puede hacer sentir miedo y, a la vez, mostrar que él también siente miedo, según explica su creador, MOVAN.

“Es un proceso de transformación individual, de catarsis, es materializar la sensación de miedo que me acompaña y lo que genera en mi, describir y hacerle  frente camuflado en un personaje, “el observador” que es el que carga ese peso emocional.”

El desarrollo de esta figura se realizó con un stencil en las medidas de un metro por 1.20 metros, fijado sobre la pared y rociado con spray en los espacios silueteados, para dejar impresa la imagen del misterioso personaje.

MOVAN, artista audiovisual que viene aplicando esta intervención intimista por Europa, en ciudades como Amsterdam, Barcelona y Berlín, suele mantenerse en el anonimato, dejando que “El observador” hable por él. Sin embargo, podemos saber que MOVAN es el acrónimo para Moisés Van Oordt, quien apela a la democratización del arte con este tipo de expresiones libres, que convierten a las paredes de la ciudad en espacios abiertos para la reflexión y la interacción entre dos o más personas anónimas.

Conoce más sobre este artista visitando su página web:

movan

Mira las fotos de la producción de esta intervención: